Mitos de la educación.

Existe un mito… que el propósito de la educación es darte los significados para el progreso y el éxito.

Thomas Merton identifica esto como “la producción en masa de gentes literalmente inútiles para todo excepto para tomar parte en una charada elaborada y completamente artificial”.

Su consejo a los estudiantes era: “sean cualquier cosa que quieran ser, sean locos, borrachos y degenerados de todas las formas y maneras, pero a toda costa eviten una cosa: el éxito.

El hecho es simplemente que el planeta no necesita más gente “exitosa”. Pero necesita desesperadamente más pacifistas, curanderos, restauradores, cuenta-cuentos y amantes de todos los tipos.

Necesita gente que viva bien en sus lugares. Necesita gente de coraje moral, deseosa de unirse a la lucha para hacer el mundo habitable, justo y humano. Y estas cualidades tienen poco que ver con el éxito como nuestra cultura lo ha definido.

Ron Miller agrega sobre la exitosa cultura de occidente: “Nuestra cultura no fomenta lo que es mejor o noble en nuestro espíritu humano. No cultiva la visión, la imaginación, ni la sensibilidad estética o espiritual. Esta no estimula la gentileza, la generosidad, el cuidado o la compasión. Cada vez más a finales del siglo veinte, la visión del mundo económico-tecnocrático-estatista se ha convertido en un monstruoso destructor de lo que es amable y reafirmador de la vida en el alma humana”

Anuncios