Architect’s Brother – Robert y Shana ParkeHarrison

Hemos cantado a la Naturaleza (cosa que a ella bien poco le importa). Nunca hemos creado realidades propias, como ella lo hace o lo hizo en tiempos pasados,cuando era joven y llena de impulsos creadores.

Hemos aceptado, sin mayor reflexión, el hecho de que no puede haber otras realidades que las que nos rodean, y no hemos pensado que nosotros también podemos crear realidades en un mundo nuestro, en un mundo que espera su fauna y su flora propias. Flora y fauna que sólo el poeta puede crear, por ese don especial que le dio la misma madre Naturaleza a él y únicamente a él

Non Serviam – Vicente Huidobro.

I.

Aquellos que sabían del mecanismo de los árboles, la maquinaria de la nube, el dispositivo en forma de semilla, la aeronáutica de las aves se entregaron mucho antes en busca de más tiempo sobre la tierra. Las autopsias de los arboles no aportaban mucha información sobre en qué conducto del laberinto de tallos y raíces se iniciaba la transmisión de hojas. Ininteligible el idioma del agua y estéril la decodificación del sonido extinto de los troncos se cambiaron las estrategias: Se reconocía la incapacidad de regresar a un estado de armonía anterior –Si algo se podía reparar no dependía de ellos – y la prioridad era construir un refugio con lo que quedaba.

Si para todo esto los hombres nunca se habían preguntado la importancia del vuelo de las aves, las invasiones de nubes sobre la tierra y la arquitectura de los árboles la única opción yacía en el ensayo y error. Todo era válido: Dormir  en una cama sobre el agua para entrar al conocimiento de su sueño, hundir raíces en la cabeza y regarla con pensamientos de bosques y montañas, sembrar nubes y cosechar la electricidad y la lluvia, entrenar dientes de león y enviarlos en busca de ayuda, pescar los jardines restantes de la tierra y costurarlos en conjunto, aprender a volar por imitación.

Todo era válido, todo era mejor que abrir los ojos y encontrarse una vez más con el reino de la niebla.

René May.

En Architect´s Brother encontré una mirada a la naturaleza que no había imaginado nunca. Recuerdo que pensé que se trataba de un origen diferente de la tierra, de cierto modo lo es, no me fijé en la devastación que pudo haber ocurrido. Miraba hombres solos trabajando en silencio, en artefactos aparatosos pero provistos de imaginación y belleza, en sus intentos de constituir una naturaleza y me hizo recordar a Huidobro y aquel personaje en traje me figuraba mucho a ese mago de nombre Áltazor. Admiro y me provoca afinidad la condición de inventiva y lucha en las fotografías, sobretodo, en las que el hombre intenta aprender la habilidad de las aves.

Algunas fotografías y más del trabajo de Robert y Shana ParkeHarrison se pueden encontrar aquí.

Anuncios