Leopoldo Maria Panero y El Fantasma del Espacio

En la lucha entre conciencias algo cayó al suelo
y el fragor de cristales alegró la reunión
Desde entonces habito entre los Inmortales
donde un rey come frente al Ángel caído
y a flores semejantes la muerte nos deshoja
y arroja en el jardín donde crecemos
temiendo que nos llegue el recuerdo de los hombres.

Los Inmortales – Leopoldo Maria Panero.

Cuando era niño podia ver Cartoon Network sólo en casa de la abuela, por lo que disfrutaba los fines de semana en que tenía la oportunidad de quedarme con ella. Alrededor de las once de la noche, cuando terminaba la barra de caricaturas lo último que se transmitía antes de películas en puro inglés era el fantasma del espacio de costa a costa. No tenía referencias de porqué ese dibujo animado tenía un programa de entrevistas, recuerdo apenas un par de capítulos de su serie animada y fue suficiente para nunca mirar un tercero –la premisa de la serie se repetía interminablemente-  tampoco fue una caricatura contemporánea a mi infancia, por lo que había otra gama de superhéroes a quienes admirar.

Dejando a un lado sus proezas como héroe intergaláctico, su faceta como entrevistador es lo mejor que tiene: Megalómano, prejuicioso, impulsivo e infantil son características que lo hacen un conductor brillante, sin menospreciar la labor de Moltar y Zorak, en otros tiempos villanos de la serie y que ahora forman parte del staff encargado de sabotearle el programa. La atmósfera del programa es un deleite: la transmisión accidentada, la ausencia de música, el uso de los perfiles característicos de los personajes para cualquier absurdo, el lenguaje, todo es un imán para quedarte pegado a los 15 minutos del programa deseando que durara más.

Dudo mucho de la cordura de los superhéroes, necesitan serlo para lidiar con bombas atómicas, invasiones de otras galaxias, supervillanos, desastres naturales y hasta en contra de sus propios aliados; si tuvieran que detenerse un instante e intentar una vida normal no podrían estar menos desequilibrados que el fantasma del espacio.

Es tal vez este trasfondo el que lo hace el entrevistador idóneo para cierto tipo de personajes. En este caso Cartoon Network se sacó un 10 poniéndolo a entrevistar a uno de los escritores que por su historia y condición a uno como lector nada más le queda temblar ante los posibles alcances de su literatura.

Nada más queda imaginar qué clase de entrevistas, qué tantas maravillas le hubiera sacado el fantasma  a monstruos como Alfred Jarry, Antonin Artaud, Malcolm Lowry, William Burroughs, Boris Vian, Kurt Vonnegut, por fantasear con algunos.

Nos queda la esperanza de que algún día aparezca en su pantalla el jefe Jodorowsky.

Anuncios